La inflación no es transitoria | GoldBroker.com

+

Olvídese del debate sobre la reforma de las pensiones: la inflación es el tema principal de este invierno en Francia.

A estudio publicado por «60 Millions de Consommateurs» prevé una nueva subida del 20% de los precios de los alimentos de aquí a junio, tras un aumento anual del +60% en algunos productos como la carne. La revista no prevé el fin de la inflación.

Francia se está poniendo a la altura de sus vecinos europeos. La ola inflacionista que azotó al Reino Unido el año pasado llegó a Francia con unos meses de retraso, debido a las medidas de apoyo puestas en marcha por el Gobierno francés, que finalizaron en enero de 2023. El aumento es más espectacular en 2023 porque fue menos pronunciado en 2022.

¿Va a retroceder la inflación o se ha descontrolado? Esta es la pregunta que se hacen todos los economistas.

Antes de explorar en detalle los nuevos indicadores relacionados con esta oleada inflacionista, tenemos que admitir que los esfuerzos para luchar contra la inflación están lejos de haber tenido los efectos deseados. ¿Quizás estos esfuerzos simplemente no han sido suficientes?

En particular, los bancos centrales no han reducido sus balances lo suficiente. Los balances totales de los bancos centrales del G4 (Fed, BCE, BoE, BoJ) incluso volvieron a aumentar tras la reciente intervención de Japón:

Tras comprar una cantidad récord de bonos japoneses, el BoJ reanudó sus inyecciones de liquidez y mantiene una política monetaria ultraacomodaticia, al mismo tiempo que la Fed intenta reducir su balance. El banco central chino también ha tenido que inyectar cantidades masivas de liquidez para sostener su sistema bancario.

Para los bancos centrales, la inestabilidad del sistema financiero y el acceso a la liquidez siguen siendo más importantes que la lucha contra la inflación.

En Estados Unidos, los esfuerzos por equilibrar el presupuesto siguen siendo poco eficaces. Después de todo, el techo de la deuda ya se ha elevado 72 veces y el debate actual es claro: el gobierno federal no equilibrará el presupuesto sin pedir más dinero prestado para financiar su déficit. Si realmente quisiera luchar contra la inflación, el gobierno estadounidense equilibraría su presupuesto lo antes posible. Por supuesto, una política presupuestaria equilibrada tendría consecuencias sociales inmediatas. También en este caso, la lucha contra la inflación pasa a un segundo plano frente a la necesidad urgente de mantener el equilibrio social del país.

Los bancos centrales han inflado sus balances para evitar crisis de liquidez, mientras que los gobiernos gastan cada vez más para evitar crisis sociales. Revertir estas políticas monetarias y fiscales para luchar contra la inflación parece hoy muy difícil.

La ralentización de la inflación en Estados Unidos se debe a la bajada de los precios de la energía. En Europa, también se espera que la subida de los precios se detenga en junio debido al descenso de los precios del gas natural.

El repunte de los precios de las materias primas, respaldado por un consumo sostenido, debería reavivar la inflación en Estados Unidos.

Las ventas minoristas confirman que el motor del consumo estadounidense sigue funcionando a toda máquina. Las buenas cifras de consumo hacen subir los tipos a corto plazo en Estados Unidos:

La subida de tipos va acompañada de una reanudación de las expectativas de inflación, ¡y eso sin que suban los precios del crudo!

¿Qué ocurrirá en Estados Unidos cuando los precios de la energía vuelvan a subir?

La pausa de la inflación se debe exclusivamente al reflujo de los precios de la energía. Los precios del gas natural se han desplomado, pero la divergencia diaria negativa del índice UNG indica un fuerte repunte a muy corto plazo:

Así pues, la Fed está lejos de haber conseguido controlar la presión inflacionista y pronto tendrá que hacer frente a una probable reanudación de la subida de los precios de la energía.

La recuperación de las ventas al por menor y de las expectativas de inflación ha hecho que muchos inversores vuelvan a los mercados.

La afluencia de nuevos inversores ha sido masiva en las últimas semanas. Desde principios de año, los particulares han invertido en los mercados una media de 1.500 millones de dólares al día:

Esta nueva ola de inversión se ha centrado en derivados cada vez más especulativos. La mayoría de las opciones suscritas sobre el índice SPX son a muy corto plazo:

Los inversores intentan recuperar lo que pierden en poder adquisitivo apostando en los mercados. Intentan compensar la explosión de su estilo de vida, que ni siquiera un segundo empleo les ayuda ya a mantener, con apuestas cada vez más especulativas.

En cualquier caso, este aumento de la especulación suena a derrota de la Fed en su lucha contra la inflación.

Esta vez, el repunte del mercado no se basa en el crecimiento, sino en las elevadas expectativas de inflación, lo que hace que este rebote sea aún más frágil. A esto se añade el hecho de que los creadores de mercado se encuentran ahora en una posición inversa a la de diciembre, cuando se abrieron masivamente posiciones cortas. Esta vez, la especulación es alcista a corto plazo… Cabe imaginar el impacto que tendría un endurecimiento del discurso de la Fed en la salud de estos mercados.

Un nuevo endurecimiento brusco sería desastroso para los niveles de tipos, agravando aún más la crisis fiscal en curso. Cualquier subida de tipos amenazaría directamente la capacidad del Gobierno para financiar su déficit.

Los ingresos fiscales ya han bajado un 9,3% interanual. Con las subidas de tipos congelando el sector inmobiliario y las fuentes de ingresos tradicionales desmoronándose, el Estado es el gran perdedor de esta primera oleada de inflación.

Si la Fed anuncia un endurecimiento, no puede durar demasiado o creará un grave problema fiscal a nivel federal. La Fed tendrá que intervenir «cueste lo que cueste» para garantizar el equilibrio presupuestario del país. Lógicamente, la volatilidad de los mercados debería aumentar en los próximos meses, en función de los cambios en el discurso de la Fed. En este contexto, un estudio de Nomura revela que casi la mitad de las opciones sobre valores del S&P 500, así como sobre el SPY y el QQQ, ¡tienen vencimientos inferiores a 24 horas! Es probable que el sentimiento del mercado pase de un extremo a otro en muy poco tiempo, en función del posicionamiento de la Fed. Sabíamos que la Fed estaba influyendo en los mercados, pero es probable que los próximos meses refuercen esa impresión.

El oro sigue presionado por la amenaza a corto plazo de una subida de tipos. El metal retrocede hasta su soporte de 1.800 dólares.

El oro sigue muy alto en relación con los tipos, probablemente por el riesgo fiscal estadounidense y las nuevas expectativas de inflación. Esta fortaleza también se explica por el empeoramiento del contexto geopolítico y el estancamiento en Ucrania. La acentuación de la bipolarización Este/Oeste pone en peligro la fluidez de los futuros flujos comerciales. Cualquier amenaza de nuevas sanciones actúa ahora como un apoyo para el precio del oro.

Clave vital sobre el oro

Este valioso metal desde su descubrimiento, se ha catalogado como una alternativa de intercambio y una forma de preservar patrimonio. Aunque este metal dorado carece de valor inherente, es apreciado porque es limitado y se conserva bien. A lo largo de la historia, este valioso metal ha sido un método de intercambio con mucha estabilidad, y muchos líderes han escogido este valioso metal como su divisa de curso legal.

Este año, este valioso metal continúa siendo una opción de pago bastante valorada y una forma de atesorar dinero muy valorada, y creemos que su valor continúe subiendo.

Si buscas comprar oro, es básico que vigiles su cotización de manera periódica. Por este motivo te aconsejo que visites la categoría 👉 precio del oro, donde podrás visualizar gráficos en tiempo real para que puedas realizar un seguimiento exhaustivo a este metal tan valorado.

Una cosa más, no olvides visitar nuestro blog a diario para estar al día sobre el sector de este metal dorado y el resto de metales en general. Te espero mañana.

+